utopias

A los ochenta y un años tenía bastante lucidez para darse cuenta de que estaba prendido a este mundo por unas hilachas tenues que podían romperse sin dolor con un simple cambio de posición durante el sueño, y si hacía lo posible para mantenerlas era por el terror de no encontrar a Dios en la oscuridad de la muerte.

Fragmento de El amor en los tiempos del cólera, Gabriel García Márquez (via poesianoerestu)

Reblogueado desde .inmovilidad.